Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
Decadencia - Critica
 
 
 

 Luego de su estreno, 10 años atrás, vuelve Decadencia, uno de los grandes éxitos del teatro de los últimos años, con su elenco original.

Esta obra, es la mas reconocida en nuestro país, del escritor Steven Berkoff (por la cual le fue entregado un premio en nuestro país en el año 1998) 
¨ Berkoff intenta hacer que el espectador registre una nueva moral... En el caso de Decadencia, Berkoff describe el funcionamiento de mentalidades, por lo que sus personajes resultan mejor caracterizados por rasgos paradigmáticos que por aspectos psicológicos. Se acerca, de este modo, al estilo brechtiano en el que el personaje no muestra una psicología definida, sino preferentemente un tipo de conducta socialmente reconocible..
Otro rasgo poco convencional del estilo de Berkoff es el hecho de que escribe sus obras en verso, dándole a la versificación un sentido muy lejano al tradicional. Esto se aprecia más claramente en el idioma inglés, cuya abundancia de monosílabos suele ser utilizada coloquialmente como algo risible, circunstancia que aprovecha Berkoff para formular su propuesta: la liviandad y la gracia de la expresión provocan un efecto más agresivo y siniestro. ¨ [1]

En la obra, hay dos parejas de personajes(interpretadas por los mismos actores) una pareja, son los pertenecientes a la alta sociedad, que conforman Helen y Steve, y la antítesis, encarnada por Sybil y Les.
La obra esta dividida en catorce escenas, y toda la obra esta dicha en verso. 

¨ En Decadencia, Berkoff construye una imagen negativa de la alta burguesía inglesa, con el objetivo de enfrentar -por extensión- a la clase dirigente de Gran Bretaña y -en particular- al conservadorismo de Thatcher, su liberalismo a ultranza y su antisocialismo. El título de la pieza sintetiza esa visión negativa de Berkoff. La decadencia de los gobernantes es extensible metafóricamente al estadio histórico de la Inglaterra toda, y en otra escala a la Europa en la que ya se vislumbra con certeza, diez años antes de la caída del Muro de Berlín y la disolución de la URSS, la crisis de representatividad mundial de la izquierda y el auge de los discursos mesiánicos de la postmodernidad y la nueva derecha internacional. A partir de las relaciones del matrimonio de Sybil y Steve con sus respectivos amantes –Les y Helen-, Berkoff distingue dos niveles sociales internos a la burguesía: uno tradicional, de “linaje”, heredado de padres a hijos (al que pertenecen Helen y Steve), y otro producto de la movilidad social, fruto del trabajo y el ascenso gracias al dinero (el correspondiente a Sybil y Les). La distinción vale: el primero se caracteriza por su corrupción e improductividad, pero también por su “clase”, por su naturaleza atractiva y “encantadora”, que sin esfuerzo manifiesta superioridad sobre los otros hombres. El segundo aspira a ser igualmente parasitario y corrupto, pero resulta burdo, tosco, brutal, sin el encanto del otro. El segundo odia, envidia, compite y sueña con volverse el primero. Berkoff cumple una función desenmascaradora no sólo de la reacción antiizquierdista del thatcherismo, sino también del pensamiento racista, xenófobo y sectario, antisemita y antiirlandés, propio de la alta burguesía. Desenmascara además formas de educación e impugna la dinámica de los vínculos familiares. Los dos niveles son mostrados “de puertas adentro”, en cuartos privados, los personajes aparecen en su intimidad, puestos en evidencia en sus pensamientos y ética detrás de una “cuarta pared” invisible: allí son seres feroces, agresivos, cínicos, brutales, malhablados, groseros, irónicos, malintencionados, sin una pizca de amor hacia el prójimo, dotados de una violencia suprema. Berkoff devela esa intimidad como obscenidad, es decir, como aquello que no debería ser mostrado en escena: el teatro revela aquello que se trata de ocultar en la escena social.¨ [2]

Steve y Helen son amantes, y Sybil(la esposa de Steve) tiene amoríos con Les, un detective privado con quien ella planea asesinar a su marido. Por el modo en que abordan los asuntos sobre los que dialogan, estos personajes muestran ciertos rasgos estereotipados de las clases sociales de las que proceden. 

En sus diálogos, que no parecen tener otro objetivo más que el de la ostentación exhibicionista y hedónica, Steve y Helen hablan de su honor, de sus juegos extravagantes, de su rígida escolaridad, de la ópera, de la ropa elegante. Se refieren al sexo del mismo modo, impúdico y brutal, en que exponen su desprecio hacia los obreros, los negros y los inmigrantes. De este modo, con procaces alusiones a su intimidad y con un desenvuelto léxico escatológico, queda expuesto el carácter superficial, la tendencia elitista y la actitud discriminadora de estos personajes.
Por el otro lado, Sybil y Les manifiestan aversión por aquellos que les hacen recordar sus carencias e imposibilidades, marginándolos y despreciándolos casi cotidianamente. Este odio mutuo, que se profesan los representantes de la clases sociales opuestas, llega a la exasperación cuando al final del espectáculo resulta claro que ninguno de los cuatro personajes tiene otro propósito más que el de destruir o manipular a los otros: Sybil pretende que Les asesine a Steve, y éste se apoya en Helen para escapar de su matrimonio, gracias al cual puede mantener un ritmo de vida acorde con su estatus. Por otra parte, Les se vale de Sybil para evitar el tedio que le ocasionarían sus jornadas laborales como operario de una fábrica, y percibe de ella un salario con el que puede mantenerse y prodigarse ciertos gustos, razón por la cual posterga indefinidamente el asesinato para el que se lo ha contratado. A su vez, Helen cambia los favores sexuales y el apoyo psicológico que brinda a Steve por el dinero que éste logra quitarle a su esposa Sybil.

En la puesta, la escenografía esta inscripta, solamente por la presencia de un pequeño sofá, el cual se va desplazando de una punta a otra del escenario siguiendo el devenir de los cuadros, los cuales se desarrollan siempre sobre o en torno de dicho asiento. 
Debido al despojamiento de signos y elementos en la puesta, el trabajo tiene su atención total puesta en el trabajo de los actores. 
Tanto Ingrid Pelicori como Horacio Peña se destacan, y nuevamente muestran el gran nivel que tienen. En la obra pasan de una escena a otra a los dos personajes que cada uno controla, y lo hacen de maravillas, el contraste de los personajes es realmente amplio y no se parecen en nada, y en cuestion de segundos entran y salen, como si nada. Las composiciones corporales son realmente muy buenas, y logrann comunicar lo que sus personajes piensan tanto por lo corporal como en lo declamativo(factor fundamental en Quartett, ultima obra de este grupo)

¨ La crítica social que propone Decadencia , anclada en el momento de apogeo del thatcherismo, se dirige a las costumbres y la mentalidad de una clase social promovida por la política y la propaganda neoconservadoras: la de los nuevos ricos, más opulentos y más crueles que los privilegiados de otras épocas. La diferencia estriba en la condición de excluyente de esta nueva categoría social que depende, para existir, de la marginación absoluta de los otros sectores. Otro blanco de la crítica de Berkoff es el hecho de que tanto el sujeto integrante de la clase alta como el trabajador están atrapados por los mismos apetitos y la misma insatisfacción. La vida de los nobles se limita a la ostentación, y la rebeldía de los trabajadores no se manifiesta como una impugnación inspirada en valores progresistas, sino como un resentimiento por no poder acceder a todas las atractivas ofertas que brinda el consumismo. Ingrid Pellicori define el sentido de la decadencia presente en la pieza: «la decadencia no es de un grupo social sino de un mundo completo. La idea es que si los que gobiernan o tienen el poder están en decadencia, es muy difícil que algún sector quede salvaguardado. El conservadurismo y el imperio de las leyes de mercado generan unos ricos obscenos, que practican una cultura del exceso y la ostentación totalmente vigente en la sociedad argentina de hoy¨ [2]

Decadencia es una gran propuesta teatral, en la cual se logra un nivel ralamente excelente en todos sus componentes: actuación, dirección, iluminación, escenografía, vestuario y desde ya, en el texto.


Martin Dichiera 




[1] El teatro de Steven Berkoff: El rugido de la bestia - Por Jorge Dubatti. En Dramateatro. http://dramateatro.fundacite.arg.gov.ve/ensayos/n_0015/berkoff_dubati.html[2] La recepción teatral entre la experiencia estetica y la accion ritual – Capitulo 6: La metodología en acción: un estudio de campo (La investigación en torno a Decadencia) - Por Miguel Angel Santagada. 2004. Para Faculté Des Lettres. Doctorat Sur Mesure en Theatrologie

 

 
 
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio