Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
Entrevista a Daniel Guebel
Hablamos con el escritor Daniel Guebel quien incursiona por primera vez en teatro dirigiendo un texto de su propia autoria: Pobre Cristo de Daniel Guebel, en esta nota nos habla sobre los mayores desafíos de esta empresa, el trabajo durante los ensayos, y
 
 
 

19.junio.2015

Martin Dichiera: ¿Cómo y en qué momento nace la obra?
Daniel Guebel: Nunca sé bien el cómo, nunca sé bien el por qué. Lo que recuerdo es que estaba tirado en la cama, pensando "¿Y ahora qué escribo?", se armó una especie de tremendo vacío, no vi nada, ni a derecha ni a izquierda, y de pronto, del vórtice de esa nada aparecieron Cristo y una Rata y me senté frente a la computadora y las escuché hablar. Dicho esto, tampoco quiero mostrarme inocente frente al acontecimiento: Cristo me parece un personaje extraordinario, dentro o fuera de la fe, y siempre me interesaron los combates dialécticos, las películas de juicios y la figura del abogado del diablo, así que ahí tenía puestos, y claros, los antagonistas. Después de la escritura, viene cierta decisión. Pienso: "es mi texto más arduo y más difícil, si puedo dirigir esta obra, quizá pueda dirigir teatro, es decir, dirigir mis propias obras".

M.D: ¿Cuáles fueron los primeros lineamientos con los que trabajó y como fue el acercamiento inicial a la obra?
D.G: El primer lineamiento fue el proceso de escritura. En las piezas de teatro, el proceso es rápido. El texto prácticamente se escribe solo, a medida que escribo voy siguiendo sus límites, la forma que adopta, sus imposibilidades. Lo que era claro para mi desde el inicio fue que se trataba de un texto que no buscaba desesperadamente la "teatralidad" concebida de la manera dominante en el teatro argentino: el conflicto gritón y costumbrista ni el proceso de construcción de una identidad que se va  desmoronando en la revelación de sus "zonas ocultas" y en el enfrentamiento con el otro. Es decir: ni maquetas de oposición ni psicologismo ni, mucho menos, naturalismo verbal. No se trata de que me oponga a esos procedimientos o recursos, que por otra parte llenan las salas, y que en general son agradables de ver y están bien resueltos y donde nos reconocemos o identificamos tipos de personas. Se trata de lo que uno puede o no puede hacer. Y lo que yo puedo es otra cosa. Y como uno termina gustando de lo que hace, acepto que me gusta y puedo escribir textos donde el lenguaje es evidente y está en un primer plano como objeto, donde la lengua alta y la lengua baja se cruzan. Mística, elevación y vulgaridad. Sexo y política. Dios y la caca.
Luego, vino el desmalezamiento del texto buscando qué podía ser dicho y representado partiendo de un texto que no propone códigos habituales de habla y representación. Para mí, el teatro es una función sagrada, algo que nace y crece en la noche, al lado del fuego y su sombra, y en su transcurso se oficia un sacrificio. Lo primero que hicimos, Ariadna Asturzzi, Gaby Pastor (actrices), Camila Fabbri, Corina Bistrisky (asistentes de dirección)  y yo, fue sacrificar al autor: lo lanzamos a las llamas y después retorcimos el texto. Lo que hay espero que sea sabroso y cocido, una ceremonia caníbal.

M.D: ¿Cuáles son los puntos más atractivos de esta pieza?
D.G: ¡La actuación! ¡Es un punto altísimo! Para mí es un placer ver cómo Asturzzi y Pastor se van apoderando de la obra, enroscándola y desenroscándola, dándole matices, gravedad, levedad, humor. Y creo que es muy interesante la relación entre un texto literario que se propone debatir los temas centrales de la experiencia humana y de lo divino, y el proceso de acercamiento y fusión y transformación entre Cristo y la Rata. El amor, en la base secreta de todo pensamiento.

M.D: ¿De qué habla la obra, y cuáles son los temas centrales?
D.G: Mi Pobre Cristo (tengo que aclarar que la obra se titula Pobre Cristo de Daniel Guebel no por vanidad sino porque hay otro Pobre Cristo registrado, con copyright de título, un Pobre Cristo propio e inalienable) es el cuento de cómo se desarrolla el vínculo entre un Cristo extraviado en un mundo distinto del que imaginaba, con un Dios a la vez ausente y presente y que habla en una lengua desconocida, y la Rata, que a la vez quiere demostrarle que Dios no existe y que ella es el único ser en el Universo que puede ayudarlo a cumplir con su misión. El texto cuenta el debate dialéctico entre una Rata sarcástica y charlatana (que a veces parece un político) y un hijo de Dios desconcertado. Es un dispositivo argumental que se sostiene de principio a fin. La actuación cuenta la evolución del vínculo entre Cristo y la Rata en un tiempo que puede ser la eternidad, y como del asco y el desprecio se pasa a la compasión y al amor y a la muerte y a la transfiguración.

M.D: ¿Cómo fue la elección y el trabajo con las actrices?
D.G: Elegí trabajar con las dos primeras actrices que quisieran actuar en mi obra, y tuve la inmensa suerte de que fueran Gaby y Ariadna quienes dijeron que sí. Creo que gracias a ellas comencé a entender algunos secretos de la dirección. Con esto quiero decir que, más que aquello que pude pedirles y decirles, lo que valió la pena para mí fue el modo en que ellas me marcaron.

M.D: ¿Cómo fue el proceso de ensayos, y cuáles fueron los mayores retos?
D.G: Ensayamos durante cerca de un año, con algún tiempo de espera y amamantamiento para la bella flor de Irupé, la hija de Gaby. El trabajo fue a veces apasionante y a veces agotador. Yo venía con una idea, que rápidamente se mostró inviable, de poner en escena el texto completo. Mi idea era que el texto mismo, en su decir, determinara las acciones físicas. Lo pensaba, supongo, bajo la forma de la cita de Burroughs que reproduce Laurie Anderson en una de sus canciones: "El lenguaje es un virus venido del espacio". Entonces, introducido el lenguaje en el cuerpo de las actrices iba a imponer su peste virósica en la actuación, que yo imaginaba alucinada y convulsiva (también me gusta mucho lo que hace Cristina Banegas con los textos de Leónidas Lamborghini). Bueno, no funcionó. Además, a esa especie de bacanal verbal la superponía con una especie de supuesto de que el texto las iba a hacer funcionar como trágicas griegas, con coturno y todo. Tampoco. Luego pasamos a indagar en la gestualidad del comic infantil. Digamos, si Cristo y la Rata no podían ser Antígona y Creonte sosteniendo hasta el fin las consecuencias de dos discursos enfrentados, que fueran Pink y Cerebro tratando de dominar al mundo. Tampoco anduvo. Y después, lentamente, todo comenzó a entrar en una especie de vía, mientras talábamos hasta dejar en la mitad de su extensión el texto original, que quedaba muy bonito en su lectura pero no en su representación, y hasta llegar a la obra que el paciente y amable y apasionado espectador puede ver los sábados. Ese fue un gran reto, sin duda. Hacer callar al autor para dar paso al director, que Dios dirá o no cómo salió de la partida.

Debe haber habido además, para las actrices, un gran reto o desafío en el intento de convertirme en algo parecido a ese director necesario para la obra, y se los agradezco. Mi gran desafío fue aceptar que no tenía sentido continuar en la búsqueda de un resultado que fuera idéntico a lo que yo imaginaba. De hecho, no soy un "artista conceptual" y la verdad es que no me interesa nada el arte sin materia, que refleja puramente el estampado en un soporte material de una idea previa. Me interesa el proceso por el cuál esa "idea original" se vuelve una cosa distinta al punto de que, en un extremo, uno podría ya no saber que es su autor, el punto donde la cosa original se vuelve la cosa distinta.

Pobre cristo de Daniel Guebel se presenta los sábados a las 23hs en el Teatro El extranjero (Valentín Gómez 3378)

Por Martin Dichiera
En twitter @MartinDichiera

 
 
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio