Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
Entrevista a Diego Faturos
Hablamos con Diego Faturos, protagonista desde el inicio del elenco de La omisión de la familia Coleman, la obra de Claudio Tolcachir, nos habla aquí de cómo vive los 10 años que cumple la obra desde su estreno, la dinámica de la obra a través del tiempo,
 
 
 

22.abril.2014

Martin Dichiera: Se cumplen 10 años desde el estreno de los Coleman ¿Cómo recordás, hoy,  aquellos primeros ensayos cuando se estaba gestando la obra?  
Diego Faturos: La época de ensayos fue súper intensa. No existía la obra. Claudio nos convocó y nos propuso esos personajes con los determinados vínculos que tienen. Nos pedía que improvisemos, pero no buscando generar un conflicto, sino transitando el "estar" de los personajes. Empezar a descubrir la lógica de pensamiento y la manera de relacionarse entre ellos. Como cada personaje de esta obra es pólvora pura, los ensayos eran dinamita. No divertíamos mucho, a veces teníamos que parar porque nos tentábamos de la risa. Además ensayábamos en la casa de Claudio, usando todos los ambientes, él nos seguía y nos filmaba o tomaba notas. A veces nos pasábamos solos o con otro compañero en la cocina o en el baño por ejemplo. Fueron jornadas de 4 horas sin parar durante cinco meses.
Como mi personaje (Damián) entraba más tarde a la casa, me acuerdo de irme a dar vueltas por el barrio metido en el personaje y observar todas las cosas a mí alrededor desde su mirada. Fue una etapa de mucha libertad, estábamos todos a flor de piel jugando y llenando de vida esas personitas tan particulares.

M.D: ¿Cómo vivís el tránsito de tu personaje - y de la obra - en estos años? ¿Cuáles son los mayores retos? 
D.F: El mayor reto a diez años de seguir haciéndola es mantener viva la obra. Todos crecimos con Coleman, 10 años! Y los personajes crecieron con nosotros. Por suerte Coleman es tan compleja y rica para actuarla que ofrece múltiples posibilidades para renovarse. Los actores tenemos la obligación de mantener fresca la esencia de la obra. Puede no suceder siempre, pero tenemos que tener la vocación de descubrir las cosas por primera vez, que todos nos sorprenda. Y somos un equipo que salimos a pelear cada función, es como salir a la cancha. Hicimos más de 2000 funciones y nos seguimos divirtiendo tanto como hace 4 u 8 años. Esa es una de las claves, pasarla bien, disfrutar con los compañeros adentro del ring que es el escenario.

M.D: ¿Por qué crees que esta obra llega a sus 10 años? ¿Cómo vivís desde adentro el formar parte de una obra - que podría decirse tranquilamente es ya - ´de culto´?
D.F: Ser parte de este proyecto es un lujo y una suerte. Con esta obra recorrimos muchos países haciendo gira y festivales. Y ahora cumpliendo diez años nos convocan del Paseo La Plaza (estrenamos el 2 de mayo, con producción propia). El recorrido de esta obra no nos deja de sorprender, está buenísimo este nuevo desafío, nos divierte y nos entusiasma. Creo que nosotros desde adentro no nos hacemos cargo de ese mote de "obra de culto", simplemente actuamos y tratamos de ocuparnos de que la obra siga intacta a pesar del tiempo que pasó. Es el día de hoy que cuando Claudio viene a ver alguna función nos sigue dando una devolución y apuntando cosas. También entre nosotros estamos permanentemente atentos a que nada se desajuste, porque Coleman es como un gran caos (peleas, gritos, texto rápidos) pero desde adentro, es desprolijidad absolutamente prolija.

M.D: ¿Se viven de alguna forma particular las funciones fuera del país? ¿Cuáles fueron las reacciones que más te sorprendieron del público de algún país?
D.F: Quizá la reacción más sorprendente fuera del país nos tocó allá por 2008 en Dublin, Irlanda, cuando en un debate con el público un espectador nos preguntó si para hacer la obra nos habíamos inspirado en una familia irlandesa. Eso es lo que más sorprende estando de gira, la identificación del público con la obra. Descubrir que los seres humanos, más allá de las diferentes culturas, idiomas y colores, sufrimos, reímos y amamos igual que todos. 
Tuvimos la suerte de viajar mucho, siempre hay una expectativa del lugar al que llegamos. De cómo nos recibirán, de cómo será cada teatro. Porque nos han tocado escenarios hermosos como el Teatro Solís de Montevideo o la hermosa Sala Pequeña del Teatro Español en Madrid. También pueblos fríos franceses o salas de 1000 personas y teatros como en Sarajevo que la gente salía a fumar y volvía durante de la obra.

M.D: Cuándo pensas en los ¨Coleman¨ de gira ¿cuál es la primera imagen que se te viene a la cabeza? ¿Cómo es la vida del elenco en estos 10 años? 
D.F: Por más que antes de hacer la primera temporada en Madrid hayamos viajado por otro lugares, la primera imagen que me viene es de 2008 (empezamos a girar en 2006). Veníamos de otro país y llegamos al aeropuerto de Barajas como a las seis de la mañana. Nos tomamos el metro hasta el centro y bajamos en Sol. De ahí caminamos hasta los Apartamentos Príncipe (que nos alojó varias veces) y a media cuadra queda el Teatro Español en la Plaza Santana. Me acuerdo el momento exacto que descubrimos el cartel colgado con la foto de la familia en la fachada de ese teatro histórico y hermoso. A pesar de ser las 8 am nos fuimos a un bar a comer unas tapas y tomar unas cervezas.
La vida intra-elenco no puede ser mejor. Más allá de la amistad o el compañerismo que nos une, se armó un equipo de una profesionalidad absoluta, llena de respeto y amor por lo que hacemos. 

M.D: ¿Cuáles son los cambios que sufrió la obra con el tiempo?
D.F: A veces en gira según cada país adaptamos alguna palabra para que se entiendan ciertas cosas, pero son muy pocas. Y a nivel estructural casi no tiene modificaciones y como decía antes, cuidamos de que los textos y las marcaciones no se modifiquen. Sí fue creciendo y moviéndose internamente la obra. Los personajes crecieron, por lo tanto la obra también. Se ensanchó, se profundizó. 

M.D: ¿Cómo es el trabajo con Tolcachir? 
D.F: Conozco a Claudio desde que tengo 14 años (tengo 30). Fue uno de mis primeros profesores en Andamio 90. Lo tuve 3 años seguidos y después completé parte de mi formación en lo que después fue Timbre 4. Es fantástico trabajar con alguien que se dedica tanto a los actores. Con alguien que se ocupa de lo microscópico en cuanto a la relación de un actor con su personaje, trabajando como un detective para descubrir cada vez más cosas y hacer más rico el trabajo.
Aprendí y aprendo mucho de él, de cómo escribe y dirige, también en la docencia. Coordino la escuela de Timbre 4, junto a Lautaro Perotti, y el intercambio se fortalece también en ese ámbito. Claudio es un distinto dentro del teatro, lleno de talento y generosidad. Es un lujo compartir el camino con él.

M.D: ¿Cómo se preparan para esta temporada, ahora en el Paseo La Plaza, y en la será la despedida definitiva de la obra? 
D.F: Como decía antes, es un desafío hermoso y necesario a esta altura. Sumar este nuevo reto de pasar al circuito comercial genera mucha expectativa. Es divertido estar en la calle Corrientes y más en un teatro de tanta historia como La Plaza. Me acuerdo de ir con 14, 15 años a pedirle al jefe de sala que nos dejara pasar a ver las obras. Como soy del barrio, nos la pasábamos con mi amigo Lisandro Penelas (actor también) sentados en sus bancos, viendo pasar actores y a la gente. Cuesta dejar la casa que fue y es Timbre 4. Espacio que nació de la mano de la obra. Pero estamos felices de dar este paso, y además, de hacerlo de manera independiente, quiero decir que autogestionamos la mudanza. Conservar ese espíritu de independencia es fundamental En principio la obra empieza a despedirse con estas únicas diez semanas, sin embargo es una obra que no nos deja de sorprender. Pero todavía no siento ese gusto a despedida, son las mieles de algo nuevo, con ganas de transitar esta experiencia con las mismas ganas de siempre.

M.D: ¿Cuáles serían las razones que le dirías a alguien que aún no vio la obra para que no se pierda este espectáculo?
D.F: A mi encanta percibir lo que le va pasando a la gente durante la función. Sobretodo uno tiene una especial percepción de los que están en las primeras filas, que les llega un poco la luz. La obra tiene tantas dosis de humor como de oscuridad. Y hay un momento determinado en que pasan tantas cosas desopilantes que a veces explotan de risa, y casi siempre después, en la sala se genera un silencio absoluto. Que te pase eso como espectador, para mi es fantástico. Ojalá el público nos acompañe como en estos diez años en esta nueva y última etapa.

La omisión de la familia Coleman escrita y dirigida por Claudio Tolcachir, interpretada por Araceli Dvoskin, Miriam Odorico, Inda Lavalle, Fernando Sala, Tamara Kiper, Gonzalo Ruíz, Jorge Castaño y Diego Faturos se presentara desde el 2 de mayo en el Paseo La Plaza (Av Corrientes 1660).

Martin Dichiera
En twitter @MartinDichiera

 
 
 
  Información  
 
 
 
TEATRO
Teatro Metropolitan
DIRECCIÓN
Av. Corrientes 1345
TELEFONOS
5277-5500
WEB
http://www.metropolitan.com.ar
 
FUNCIONES
Viernes 20 hs.
Domingo 21 hs.
LOCALIDADES
Desde $450
Platea $500
 
  Ficha Técnica  
 
 
 

Actúan: Araceli Dvoskin (Abuela), Miriam Odorico (Mémé), Inda Lavalle (Verónica), Fernando Sala (Marito), Tamara Kiper (Gabi), Diego Faturos (Damián), Gonzalo Ruiz (Hernán), Jorge Castaño (Médico)
Libro y dirección: Claudio Tolcachir

Asistencia de dirección: Macarena Trigo
Diseño de luces: Ricardo Sica
Diseñadora gráfica: Johanna Wolf
Fotografía: Giampaolo Samà
Prensa: Marisol Cambre
Producción: TEATROTIMBRe4 // Maxime Seugé y Jonathan Zak

Temporada: 14/04/2017 al 29/06/2017
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio