Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
Entrevista a Magali Sanchez Alleno
Nos reunimos con Magalí Sanchez Alleno que hoy se encuentra protagonizando su primer unipersonal: Baby Boom en el paraiso. Magalí, es una de las actrices de comedia musical más requeridas de la escena nacional… Por Estefania Romano
 
 
 

Fue la Bella en la última versión argentina del musical de Broadway La Bella y la Bestia, protagoniza Código de silencio en nueva propuesta del under, canta canciones infantiles para Paka Paka en el canal encuentro y encarna dicho unipersonal, Baby boom en el paraíso, que se presenta todos los viernes en el teatro Espacio Abierto.

E.R: ¿Cómo surge la propuesta de Baby Boom?
Magalí: Primero fue una convocatoria por mail. A mí en principio me interesó el proyecto, me mandaron el libreto, y cuando lo terminé de leer la verdad me asustó un poco, me pareció mucho porque sabía que iba a estar con Código de Silencio, las grabaciones de Animapaka y además viajaba, pero igual me reuní con el director, Carlos Miceli antes de irme a NY. Luego, seguimos en contacto hasta que finalmente pactamos en juntarnos, probar un tiempo y ver lo que ocurría. Empezamos con un régimen de trabajo muy tranquilo, una vez por semana y me fui interesando porque a pesar de mis características que soy de asustarme, me pareció un proyecto muy divertido e interesante justamente porque Carlos y Gabriel (que es mano izquierda y derecha, porque vino a ayudarme con lo corporal y terminó dando muy buenas ideas), ambos me permitían ser parte de ese proceso de creación, de ver lo apropiado, lo funcional. Porque todo empezó con algunas ideas previas que fueron cambiando mucho, y como era algo que iba y venía, se podía experimentar, pero había trabajar para darle vida.

E.R: ¿Te costó ponerte en la piel de una primeriza? ¿Qué personas cercanas fueron tus referentes para crear el personaje?
Magalí: Bueno en las publicidades siempre fui mamá, así que contaba con ese perfil maternal pero como no lo experimenté aún, (y aunque mis alumnos digan que vuelco toda mi maternidad en el gato) me sirvieron mucho dos cuestiones: Que mi personaje desconozca la maternidad, como yo, y que una de mis mejores amigas esté embarazada. Como la historia es de una mujer que cuenta todo su proceso desde el momento en que decide tener un hijo. Había muchas cosas del mundo de la maternidad que podía ir descubriendo junto al personaje, creo que casi al mismo tiempo. Después, la suerte de que justo mi mejor amiga (Pamela) esté embarazada, hizo que viva todo el proceso, que me emocione, que cambien los temas de interés y las preocupaciones en el propio entorno. Te cuentan cómo les cambia la cabeza, los valores, el encuentro con el cuerpo. Se sensibiliza todo. Esto hizo que casi sin querer me metiera en este mundo de las madres, aprendiendo de prácticas fertilizantes e incorporando términos que desconocía como, Episiotomía. Además, mis amigas leyeron la obra y me ayudaron a re-significar cuestiones, como el momento de las pesadillas, lo que fue muy fuerte, encontrarme con mails  donde me escribían sus sueños. Me acuerdo el último, donde Pame paria un muñeco de plástico con una pata rota y el doctor la retaba porque tenía una pata rota, en ese marco, que te cuenten esto es muy rico, muy fuerte.

E.R: ¿Cuál fue tu experiencia con los ensayos? ¿De quién fue la idea del sillón de usos múltiples?
Magalí: ¡Mía! (Risas). ¡No sabes cómo costo esa parte! (La escena de sexo reproductivo en el sillón), solamente “me encontré” estando en el escenario. Teniendo en cuenta que tuvimos 7 meses de ensayos hasta que lo montamos en la sala del teatro. Las primeras veces en la sala de ensayo, ni siquiera teníamos definidos los elementos. Estábamos a pleno sol imaginando los espacios y las luces. Lo sufrí hasta que me vi ahí, en teatro Espacio Abierto, con los peluches, el teléfono, el espejo y las luces definitivas. Para mí fue un reafirmar que estábamos bien, porque estoy yo sola y necesitaba tener más claro el escenario. Y esa escena en particular pasó a ser una de las partes más divertidas, hay muchas cosas con las que se puede improvisar ahí, y tuve que aprender a tener un movimiento fluido a pesar de estar súper atenta a las cuestiones técnicas (que por supuesto la gente no sabe). Ya te digo, al reducirlo en la sala me fui tranquilizando, porque es distinto poder percibir que esta el borde del escenario, donde las cosas se caen y saber que no puedo revolear los peluches deliberadamente porque el público está cerca, también conectar diferente con los elementos para la improvisación y esas cosas fueron surgiendo ahí en el escenario… ahora, la particular idea de darle usos múltiples al sillón vino un poco inspirado en el trabajo de Gabriela Toscano en Hamlet, que me encantó y me sugirió mucho. Me sirvió ver otros unitarios para trabajar y sugerir cosas en Baby Boom.

E.R: ¿Qué sentís que es lo que más te enriquece de Baby Boom?
Magalí: El reto del Unipersonal, de estar sola manejando el clímax,  e interpretando a varios personajes a la vez, y me interesó mucho la idea de hacer una obra de texto. Al principio sentía que era demasiado, a veces no podía avanzar más de una hoja por semana, a pesar de que siempre estoy ejercitando la memoria y siempre estoy trabajando textos en mis clases de formación. Hasta que entendí que no era cuestión de memorizar sino de ir incorporándolo a acciones, pasándolo y repasándolo con mi novio y mi hermana, desde el ensayo y el error. Yo ya tenía mucha curiosidad de hacer un unipersonal, de hecho estaba escribiendo uno. Es un desafío actoral inmenso, porque Baby Boom es un proceso de creación que me acompañó todo el año y que sigue, lo mejor es que sin darme cuenta toda la semanas busco agregar cosas y  que el público mismo te devuelve otra obra, te llevan a manejar otros tiempos, a pausar un texto por la risa o acelerar en un silencio. En escena me di cuenta de que no es una obra de chiste, que si a mucha gente le genera emoción, entonces hay que respetar los momentos de todos y dejar fluir.

E.R: …Y la suegra que es tan mala, ¿también tiene referente?
Magalí: (Risas) Sí, si no es una suegra que haya tenido, en realidad tomé características físicas de dos personas muy expresivas que conocí y que tienen esa particularidad de llevarse el mundo por delante, de opinar sobre todo y en especial sobre las decisiones que los demás deberían tomar, parece como que están viviendo la vida del otro, una actitud que me chocaba bastante y surgió desde el rechazo de mi personaje y me pareció ideal. Supongo que ésta suegra habrá surgido en algún trabajo de caracterización y fue quedando eso pero cada vez más exacerbado, exagerando lo que sería capaz de hacer o decir.

E.R: Nos sorprendiste con tu personaje de María Baker en Código de Silencio, una enfermera tan ambigua, aparentemente sometida y turbada. ¿Cómo fue el proceso de creación?
Magalí: Eso esta bueno también, la posibilidad de hacer un personaje ambiguo, ensimismado. La idea de código es presentar esta historia abierta a la interpretación donde algunos se imaginan que en realidad ella nunca fue enfermera o que todo es un producto de su imaginación, o compra la historia del libro, a la gente le divierte. Código llevo 3 meses de ensayo, un proceso de mucha creación. Me encantó el trabajo de búsqueda que me propuso Mariano Caligaris, el director. El chiste es que reescribí las letras de las canciones (obviamente con el consentimiento de ellos) porque sentía que después de los cambios hechos ya no me ayudaban a contar la historia, porque algunas cosas se pensaron de una manera y resultaron de otra, además las canciones de María eran muy agudas, cambie muchos arreglos, y esto me obligó a volver a grabar el disco. Es muy importante sentir que el cuerpo acompaña lo que dice el libro, porque eso hace que nuestro trabajo sea creíble, te hace sentir que no llevas adelante una incoherencia. Incluso pasa con el trabajo con los compañeros. Con Eliseo (el protagonista masculino), todo empezó como que él era el pobre viudo, bueno y amable con María pero finalmente no salió eso. Incluso María parece una enfermera maltratada y sometida pero también puede ser ella quien genera que las cosas no cambien. Si es tan heroína, ¿algo sería capaz de hacer? pero se queda, ¿una simple amenaza la detiene? Para mí está el goce del sufrimiento ahí, encontrar una manera de mantener todo como estaba.

E.R: ¿Estaba pautado desde un principio el final al estilo Thriller de Código de Silencio?
Magalí: Sí, así estaba escrito en el guión desde un principio, ya se esperaba darle una vuelta de tuerca pero los personajes todavía tenían un lado más romántico y se hizo abrupto el encuentro con el final, además no estaba definida la actitud de los personaje para con ese final.  Lo que se hizo ensayo tras ensayo, fue ir bajando, ni los locos son tan locos ni los sanos son tan sanos, que los personajes sean menos polarizados (ni tan buenos ni tan malos). Entonces habiendo desarrollado una historia rosa, casi predecible, de golpe terminar así y para algunos es un impacto, para otros queda menos claro todo lo anterior, pero me parece logrado desde la búsqueda de modificar algo del espectador. Me parece que la idea era mostrar que todo eso era posible, la felicidad era posible pero no. Es una especie de shock y en cuanto a que los personajes sean más ambiguos me parece interesante, genera más identificación porque los humaniza.

E.R: ¿Siempre está esa posibilidad de dialogo con los directores?
Magalí: A veces hay una creencia de que el musical está pautado, y no siempre es así.  Quizás es la gran diferencia entre el off y las superproducciones, en donde hay un equipo técnico muy grande, donde hay que respetar. O sea no te podes parar en otro lugar aunque el personaje te impulse porque un carro te lleva por delante. Si tu personaje camina sólo de ése un punto a otro, vos lo tenés que saber resolver. Ahora el libro es sabido que no se puede modificar pero ahí está la destreza del actor que puede hacer un plus con la marcación y la letra pautada. Ahora, en el Under me encanta tener esa posibilidad de dialogo con los directores, es siempre interesante porque es la mirada del otro que te devuelve cosas que no siempre tenés en cuenta, hasta de tu propia interpretación, de la imagen que das y hay que saber tomar estas opiniones para bien, para crecer en esto.

E.R: ¿Cómo es que la asidua estudiante de Chelo y Musicoterapia de la UBA, se convierte en una estrella del Musical Argentino?
Todo fue a partir de un paulatino e intenso proceso de autodescubrimiento. De  chica estudie piano y chelo, mientras pasaba largas horas con mi abuela escuchando óperas. Quería ser cantante de ópera, porque estaba convencida de que eso era ser cantante, de que las actrices siempre cantaban y bailaban. En mi familia no había ningún gen de artista pero me apoyaban con la música y me incentivaron para tomar decisiones libremente, pero en realidad la obligación de seguir una carrera universitaria era algo que yo me imponía como necesario. Yo me generaba esos dramas  en mi cabeza. Todo hasta que hice mis primeras apariciones cantando en El Duende, pero fundamentalmente hasta que mi papá nos sacó entradas para ver Chicago, de donde salí llorando, angustiadísima. Lloraba porque estaba impactada, porque supe en ese momento que quería hacer Comedia. Mi papá no entendía bien que pasaba y me convencía de que estaba a tiempo, de que ya sabía cantar y de que esas chicas (Radano, Guida) actuaban mientras que estudiaban en la universidad. Y al final, mi viejo, súper conmovido, me terminó inscribiendo en un curso de teatro y luego todo fue decantando con más estudio y preparación física. Eso sí, paralelamente seguí mi carrera: Musicoterapia.

E.R: ¿Es verdad que desconocías el mundo del musical hasta esa función de Chicago?
Magalí: Sí, de hecho nunca fui a una escuela de comedia Músical, no había más que talleres cuando yo estudiaba, entonces hice todo por separado sin integración. Vivía en Adrogue, y desconocía ese mundo. No vi Miserables, no vi Mi Bella Dama, no vi Bella y Bestia… Mi curiosidad empezó con esa obra pero se intensificó automáticamente cuando veo que en el programa se anunciaba la venida del fantasma de la Opera el año próximo. Recuerdo estar todo el día con una amiga  escuchando el cassette del fantasma como algo completamente nuevo. Me  prepare muchísimo, sentía que era  la audición de mi vida. Pero cuando me enteré que no había quedado, no quería volver a cantar, una desilusión completa. Por suerte, el "no" sirvió seguir más empeñada pero con menos presión y un día, el teléfono volvió a sonar. Me pedían que me incorporara como remplazo de Christine. Me acuerdo que estaba en Procenio dando clase y no les creía.

 Luego, vinieron las lecciones que se aprenden en estos grandes musicales: en la segunda función la protagonista sufre una fatiga vocal que la inhabilita por dos semanas,  ¡fui Christine 15 días seguidos! Aprendí la obra haciéndola porque los remplazos no estábamos preparados, actué sin haber ensayado el segundo acto. No tenían ni peluca para mí. Pero fue increíble y aprendí que en estas grandes producciones todo el elenco tiene que estar a la altura de los protagónicos. Fui audicionar para ser Babette, y me eligen para el protagónico. Todo ese mundo de ensueño estaba impregnado en nosotros. El año pasado se sumó La novicia rebelde.  El papel era inventado para mí, así que si yo no proponía nada, era un poste. Todo el proceso de ensayos y descubrimientos fue la verdadera escuela de comedia musical para mí.

 
 
 
  Información  
 
 
 
TEATRO
Teatro Espacio Abierto
DIRECCIÓN
Pasaje Carabelas 255
TELEFONOS
4328.1903
WEB
 
FUNCIONES
Viernes 20 hs.
LOCALIDADES
General $70
2 entradas x100 $100
 
  Ficha Técnica  
 
 
 

Interprete: Magali Sánchez Alleno
Director: Carlos Miceli
Autor: Ana Istarú
Asistente de dirección y actriz reemplazante: Sheila Saslavsky
Diseño sonoro: Nacho Medina
Diseño y realización de vestuario: Gustavo Alderete para La Polilla 
Diseño de luces: Ariel Ponce
Diseño espacial y trabajo corporal: Gabriel Bezus Espinosa
Fotografía: Fuentes 2 Fernández
Maquillaje: Melisa para Pao Dessaner
Diseño Grafico: Artel-Petrovic
Prensa: Martin Dichiera para ALFAprensa
Producción General: Carlos Miceli
Producción Ejecutiva: Eric Baez

Temporada: 24/08/2012 al 26/11/2012
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio