Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
Estatica - Critica
Opuestos que se atraen. Obra escrita y dirigida por Susana Torres Molina con la participación de Emiliano Díaz, Silvia Dietrich, Gabriela Saidon, Santiago Schefer.Critica de Bettina Girotti
 
 
 

Ingresamos a la sala. La escena permanece inmóvil, estática. En ella, cuatro cuerpos permanecen inmóviles, estáticos. Estos organismos parecen equilibrados, o mejor dicho, aparentan equilibrio. Estos cuerpos pasarán a presentarse en unos pocos instantes: una madre (Silvia Dietrich), un hijo (Emiliano Díaz), una vecina voluntariamente “muda” (Gabriela Saidon) y un testigo (Santiago Schefer). No hay nombres, sólo relaciones. Es que estos seres se construyen a partir de vínculos: una madre no es tal sino es por su hijo, y lo mismo podemos decir de él, una vecina no lo sería sino fuese por sus vecinos y el testigo dejaría de serlo sin algo que contar. Sintetizando, podríamos decir que todas las relaciones entre estos cuatro “anónimos” se apoyan en un mismo tipo de vínculo, la oposición, distribuyéndose así en pares definidos por una situación de enfrentamiento (padres-hijos, vecino-vecina, testigo-historia)

Pero, al mismo tiempo, estos anónimos son atravesados por una oposición que los excede, la de lo estático y lo dinámico: dos términos que se definen mutuamente por exclusión. Es decir, o se es estático o se es dinámico. Lo estático es lo inerte, lo quieto, lo inmóvil, lo inmutable, (pero también) lo que  permanece en equilibrio. Lo dinámico es lo activo, lo enérgico, lo variable (y siguiendo esta lógica de contradicciones) lo desequilibrado.

Los seres de Estática (oratorio para cuatro cuerpos) padecen el tiempo, lo sufren en sus huesos y en su carne. Sus cuerpos son más que organismos, son mecanismos, engranajes, que el paso del tiempo deteriora, corroe, estropea. Madre, hijo y vecina permanecen estáticos mientras el tiempo, dinámico, fluye. Ellos ya no actúan, sólo les queda soportar desde una insoportable quietud.

Resistirse, en estas condiciones, parece inútil. El tiempo fluye y detenerlo es imposible, sus cuerpos lo atestiguan. Sin embargo, encuentran en la palabra una última trinchera: todos ellos son también testigos de su propia historia y contarla es su forma de resistir el devenir. Cada uno desde su lugar acciona en soledad, en su realidad más inmediata: no hay nadie a quien afectar o conmocionar. Y si lo hay es sólo un juego pasajero. Estos son seres solitarios, que no pueden (o no saben) hacer contacto. Cada uno dentro de su mundo, de sus palabras, de su historia. Ellos son su relato.

La puesta de Susana Torres Molina deja de lado la solemnidad para tratar este tema: las reflexiones acerca del inevitable paso del tiempo se entremezclan con el gran trabajo corporal de los actores que se descansa tanto de lo cómico como del sarcasmo, y que encuentra un broche de oro en estrofas de la marcha peronista.

La oposición estática-dinámica queda perfectamente explicitada en el excelente trabajo escenográfico de Eduardo Manfredi, quien ha trabajado junto a Torres Molina en otras oportunidades (Manifiesto vs. Manifiesto y Esa extraña forma de pasión). La dimensión “móvil” de las sillas y la mesa, de aquello pensado para moverse (los “muebles”) muchas veces es olvidada, paralizándolos. En la puesta, las sillas y la mesa recuperan su dinamismo, y a su vez, lo extreman. De esta forma, las relaciones se invierten: los objetos, naturalmente inertes son aquí sinónimo de movilidad, y los cuerpos, naturalmente activos, se acercan a lo inmóvil.

Estática…
logra plasmar, a partir de los relatos de estos seres en extremo solitarios, una contradicción fundamental: aquella entre el permanecer y el fluir.
“No comprende que las piezas de los engranajes se traban. Que es parte de su función, trabarse. Un instante están funcionando. Y al siguiente, sin razón aparente, se produce la parálisis.”  

Bettina Girotti
bettina@geoteatral.com.ar

 
 
 
  Información  
 
 
 
TEATRO
Ofelia Casa Teatro
DIRECCIÓN
Honduras 4761
TELEFONOS
4831 4037
WEB
 
FUNCIONES
Viernes 13:30 hs.
LOCALIDADES
General $60
 
  Ficha Técnica  
 
 
 

Elenco: Emiliano Díaz (Hijo), Silvia Dietrich (Madre), Gabriela Saidon (Muda), Santiago Schefer (Testigo)
Escenografía: Eduardo Manfredi
Producción Fotográfica: Patricia Pearson & Marcelo González Forestano
Diseño de Luces: Santiago Botet
Asistente de producción: Claudia Hercman
Producción Ejecutiva: Sonia Caligo
Dramaturgísta: María Mascheroni
Asistente de dirección: Christian Lange
Dramaturgia & Dirección General: Susana Torres Molina

Temporada: 12/10/2012 al 29/11/2012
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio