Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
Juventus Lyrica: Medea - Critica
Con la puesta monocromática de Maria Jaunarena y un enérgico final imperdible, con su versión en francés orginal y la dirección musical de Hernan Schwartzman, Juventus Lyrica nos invita al mito de Medea, de Cherubini, en el Teatro Avenida.
 
 
 

22.julio.2014

Con la puesta monocromática de Maria Jaunarena y un enérgico final imperdible, con su versión en francés orginal y la dirección musical de Hernan Schwartzman, Juventus Lyrica nos invita al mito de Medea, de Cherubini,  en el Teatro Avenida.

Francia fue el lugar en donde el compositor florentino Luigi Cherubini conoció su ápice productivo, su equilibrio profesional y donde, casi por consecuencia o motivo, pasó la mayor parte de su vida. Sus casi cuarenta composiciones operísticas cubren un rango colorido entre el acto serio, la tragedia, la comedia y la obra buffa.

Medée - nombre orignal en francés de la pieza que nos ocupa - se estrenó en París en 1797, con un libreto que François-Benoît Hoffmann había escrito antes de que a Cherubini se le ocurriera el primer compás de lo que luego habría de conformar esta Opera Comíque en tres actos, basada tanto en la tragedia homónima de Eurípides como en la obra de teatro de Pierre Corneille. 
Luego de su estreno, y de la recepción tibia que tuvo en el público de la post revolución francesa (esto es de particular mención cuando se tiene en cuenta la cantidad de pasajes en la que se siente uno escuchando La Marseillaise), la ópera de Cherubini sufrió cuanta metamorfosis puede soportar este tipo de expresión artística. Fue traducida al italiano y luego al alemán, fue acortada y modificada (pasando los diálogos a recitativos, cosa que no estaba permitida por el autor) para finalmente volver a su versión original a finales del siglo XX.
La dificultad del papel principal, encarnar a la dueña del mito griego que origina la historia, es quizás el motivo por el cual esta pieza, una de las favoritas de Brahms y Beethoven, casi desapareciera hasta 1950 cuando María Callas le dió vida en su versión italiana, generando por un lado una reivindicación de la composición, y por otro asociando su espectro y popularidad a Medea, lo que hizo muy difícil aislarse de la comparación cuando se escuchaba a otra cantante en su lugar.

La noche del viernes 18 en el Teatro Avenida (quizás la noche en la que más gargantas con tos se concentraron en la sala en la historia de la institución) fue una velada en la que se juntaron varios desafíos para la compañía Juventus Lyrica. El primero, en las manos del director musical Hernán Schwartzman, que desde el atril del foso llevó la orquesta da capo al fine con no pocos deslices y problemas temporales de empaste. La música  sonó mucho mejor en los fortes y medios que en los pasajes suaves, y siempre evolucionando (para mejor) desde los inicios hacia los finales de las arias.

El segundo desafío de la noche, más general en cuanto al elenco, tiene que ver con las actuaciones (entiéndase teatrales) de los cantantes en escena. Si bien la historia que se cuenta es conocida y el peso de las situaciones está acomodado en el saber colectivo, no descubrimos nada al decir que en Medea es necesario un compromiso emocional superior dada la importancia que cobran los momentos faltos de instrumentación, con diálogos en francés y actuaciones de oficio, sans musique.
En este sentido, contrario a lo que sucedió musicalmente, la platea se quedó con las ganas de una performance con mayor calor e intensidad. Dos factores que llegaron en el último minuto y medio de la puesta (un final para el recuerdo) y que mucho se hubieran disfrutado durante el resto de la representación (transcurrida en dos actos en lugar de los tres propuestos por Cherubini). Con dispar destreza los cantantes enunciaron los parlamentos en francés, construyendo por momentos una dinámica moderna de drama cinematográfico que no llegó por completo a los corazones del público.

El escenario, negro, cubierto de grava negra. El vestuario del coro, negro, los protagonistas vestidos de negro. Un juego de escalones negros y velos transparentes para oscurecer lo que sucedía tras ellos. La visión de María Jaunrena resultó un poco oscura, moderna y ortodoxamente clásica a la vez. Sólo explotó en el final, con vigor, para darle un cierre actual a una demostración de formalidad que en algún punto pudo pecar de ser demasiado coherente con el rigor del clasicismo.

A Sabrina Cirera le tocó el desafío de interpretar a la hechicera filicida y estuvo a la altura de un personaje que va comiéndose todo lo que importa a medida que la historia progresa. El dúo con Darío Schmunk, Jasón (que en los momentos que hubo que cubrir la sala salió airoso), fue el punto más alto desde los tres puntos de vista, el lírico, el sinfónico y el actoral.
La performance del resto del quinteto protagónico, Creón, el Rey; Dircé, su hija; y Nerís, la esclava de Medea (Alejandro Meerapfel, Laura Pisani y Eugenia Fuente respectivamente) cumplieron con sus participaciones de manera prolija y justa.

Hay un desafío que quizás no puede desentramarse de la decisión de incorporar Medea al repertorio de obras de este 2014. Un mito sin tiempo es siempre de difícil actualización. Mucho se ha intentado con este título: desde los vestuarios del siglo XIX pasando por las escenografías rococó, hasta las puestas más literales con “coros” vestidos con atuendo único acompañados por una coreografía aparatosa. Poner sobre las tablas una tragedia griega pertenece a esa gran bolsa de problemas que uno preferiría no tener. Juventus Lyrica atacó a este monstruo y del embate podemos decir que el final nos deja conformes. Para llegar hasta ahí sin embargo el camino se construyó con demasiada parsimonia y un abuso del recurso del actor solo en el escenario “experimentando” su obra.

El desafío también fue para el público, pero este desafío es uno permanente en la Ópera porteña y como ya se ha repetido aquí, al poner todo a juicio, con sus pifias y genialidades, este último es un desafío que vale la pena tomar.    

Fernando Johann

 

 
 
 
  Información  
 
 
 
TEATRO
Teatro Avenida
DIRECCIÓN
Avenida de Mayo 1222
TELEFONOS
4381-0662
WEB
 
FUNCIONES
Jueves 20:30 hs.
Viernes 20:30 hs.
Sabado 20:30 hs.
Domingo 17:30 hs.
LOCALIDADES
Desde $50
 
  Ficha Técnica  
 
 
 

MEDEA DE LUIGI CHERUBINI
Dirección musical: Hernán Schvartzman
Dirección escénica: María Jaunarena
Escenografía e iluminación: Gonzalo Córdova

ELENCO
Medea: Sabrina Cirera
Jasón: Darío Schmunck – Nazareth Aufe
Creón: Alejandro Meerapfel
Nerís: Eugenia Fuente - Verónica Canaves
Dircé: Laura Pisani
Primera dama: Laura Delogu
Segunda dama: Verónica Canaves

Temporada: 18/07/2014 al 26/07/2014
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio