Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
UnosDos - Crítica
Dos almas que se buscan en la oscuridad. Espectáculo escrito, dirigido y protagonizado por el talentoso dúo formado por Jorge Mehrez y Carolina Tejeda. Crítica de Juan Manuel López Baio.
 
 
 

¿Qué significa extrañar? ¿De qué habla una persona cuando afirma extrañar a otra? Quiero decir, si pudiéramos espiar en su fuero interno, tener una instantánea de la feroz maraña de afectos, pulsiones y recuerdos a la que alude cuando usa esa palabra, ¿qué veríamos?

Si nos fijamos en el diccionario, la acepción de este polisémico verbo más adecuada a nuestro caso sería la siguiente: “Extrañar: echar de menos a alguien o algo, sentir su falta. Lloraba el niño extrañando a sus padres.

No son niños los que extrañan en esta obra, aunque por momentos, en la transparente intimidad de sus confinamientos, en la cándida ingenuidad de sus confesiones, lo parezcan. Jorge Mehrez y Carolina Tejeda (quienes pusieron cuerpo y mirada para traernos esta delicada pieza, que actúan, dirigen y escriben) nos proponen un breve recorrido por el anecdotario de una pareja que ya fue. Mudanzas, emprendimientos laborales, peleas y desencuentros triviales, fragmentos de una cronología presentados sin demasiado orden, van integrando de a poco, como quien no quiere la cosa, la crónica de un proyecto amoroso que no funcionó.

Estas evocaciones, de matices cotidianos y costumbristas, nos llegan desde un presente en el que la separación ya es efectiva y total. Cada personaje nos habla, monologando desde su ámbito (pieza o habitáculo de pequeñas proporciones, depto. de soltera/o a todas luces). A la izquierda cajonera con almohadón, cama rebatible, perchero, mueble... ella. A la derecha mesita de luz, estantes, sofá-cama, cómoda... él. Seres levemente melancólicos separados por una línea invisible de vacío que divide sus tiempos y sus espacios personales, totalmente simétricos, aislando a cada uno en su solitario bulín. Al borde del bajón, haciendo mínimos esfuerzos por caretearla.

Es destacable dentro del mejunje de circunstancias culpógenas que se nos van presentando el trance de Tejeda cuando, a medida que intenta venderle un paquete turístico a un extranjero (un belga viejoverde que no para de hacerle insinuaciones), su congoja interior se va sulfurando hasta transformarse en un exabrupto en el que las marcas geográficas del vasto territorio nacional (deformación del speech de vendedora) se mezclan con las asfixias personales y hacen estallar el discurso.

Lo que conmueve de esta situación es el excelente desempeño de los intérpretes: por un lado, un manejo técnico impecable (e imperceptible) del ritmo, del juego de las superposiciones, unísonos y contrastes, establece de inmediato un código contundente para construir su historia; este manejo conjugado con una actuación muy trabajada y singular, fresca y llena de humor, nos envuelven de inmediato en su pequeño mundo.

Pero principalmente, lo hipnótico de la apuesta reside en la sensibilidad a flor de piel de la pareja: un hombre y una mujer que, aislados, hablan de sus cositas (a nosotros, a sí mismos), pero que a pesar de su aislamiento no dejan nunca de percibir al otro, ese cuerpo que está ahí presente, a escasos metros, concreto y real pero siempre del otro lado de la infranqueable línea de la separación, tan imaginaria como inexorable (salvo en los sueños, donde el deseo, tenaz, materializa contactos tiernos pero desgarradores en su fugacidad). Es esta percepción permanente del uno por el otro, cargada de añoranza, de frustración, de rebeldía contenida, la que nos hace sentir que en cualquier momento, si pudieran, mandarían al carajo  lo que están contando  para correr a fundirse en un beso de película de amor francesa... pero no pueden, y en la tensión constante entre el deseo y la certidumbre de su imposibilidad es donde nos atrapan y nos cuentan los mil matices de un extrañar que, a contramano quizá de lo que dice el diccionario, no sería sentir la falta del otro, sino descubrir en uno mismo su inextinguible presencia.

Juan Manuel López Baio
jmbaio(a)geoteatral.com.ar

 
 
 
  Información  
 
 
 
TEATRO
Teatro del Abasto
DIRECCIÓN
Humahuaca 3549
TELEFONOS
4865-0014
WEB
http://www.teatrodelabasto.com
 
FUNCIONES
Viernes 21 hs.
LOCALIDADES
Platea $40
 
  Ficha Técnica  
 
 
 

Actuación, dramaturgia y dirección general: Carolina Tejeda y José Mehrez
Asistente de dirección: Cecilia Elías
Colaboración artística: Ana Sánchez
Diseño lumínico: Sergio Cucchiara
Diseño sonoro: Norberto Moreno
Realización escenográfica: Federico Varnerin
Fotos prensa: Laura Tirelli y Rodrigo Martínez Godoy
Prensa: Duche-Zárate

Temporada: 07/02/2011 al 30/04/2011
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio