Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
  Buscar   en     
 
  Detalle de la nota
 
 
Varieté Brutal 4 - Crítica
Brutalmente divertida, mordaz y bulliciosa. Un espectáculo independiente de Julián Sierra lleno de humor reflexivo, con música, audiovisual y coreografías. Crítica de Gustavo Chapur.
 
 
 

26.noviembre.2013

Es inevitable que afloren ciertos preconceptos (que producen un súbito arrepentimiento) cuando uno ya está embarcado en la fila para ingresar a la sala del habitualmente desorganizado Teatro La Casona. Un varieté de humor en la calle Corrientes, pero en un espectáculo independiente, con artistas (algunos de ellos) que recién llegan de hacer un clásico musical argentino con mensaje espiritual en un gran teatro de San Telmo. Y uno intuye que lo que está a punto de ver, en las antípodas, huele a rejunte de números y actores caracterizados para un rato de humor obvio y de poca monta, porque desde el mismo nombre de la obra se declara su pertenencia genérica y, precisamente, requiere de una conciencia de género para divertirse. Pero definitivamente ese prejuicio cae desde el primer cuadro de Varieté Brutal 4.
Aunque excede el tema, ya que funciona como un ensamble donde alternan animales, seres imaginarios, casos policiales, cine, noticias y un concurso en vivo donde el público participa, la obra ofrece nuclearmente una ácida mirada sobre la TV y su periferia: los espacios publicitarios que alimentan la programación, ciertas prácticas sociales promovidas por los mismos medios, los bizarros que habitan o han sobrevolado el planeta televisivo.

No existe la ironía en este tipo de comicidad, porque esta consiste en decir lo contrario de lo que se piensa, implica un juego que consiste en decir lo contrario de una cosa, con alguna forma o entonación que no deja lugar a dudas sobre el verdadero sentido. Pero aquí no hay doble sentido, el chiste es directo y brutal. Y más que comicidad verbal, lo que abunda es humor de situación. Más que geniales cómicos, lo que existe son buenos efectos cómicos, además de divertidas y bien logradas coreografías.

Se le notan tres patas a esta criatura. Una es la parodia: hay imitaciones burlescas de programas de cables, series televisivas, historias que fueron noticia, y el particular show “comete este flan”. La parodia necesita, lógicamente, de relaciones intertextuales con otras obras, formatos o episodios que la precedieron. Los espectadores perciben claramente estas relaciones porque se está recurrentemente citando a otro/s en su guión, y lo hace (aunque no siempre explícitamente) a través de transiciones audiovisuales a cargo de Pato Montalbetti. Es decir, establece una relación entre el texto representado (parodiado) y ese otro aludido en pantalla. Esa intertextualidad es la presencia efectiva de un texto realmente acontecido (un noticiero, una propaganda, un programa de cable) en este otro con ácido humor.

Ya sabemos que texto no es solo una composición escrita, sino cualquier entramado de signos con una intención comunicativa que adquiere sentido en determinado contexto (por ej. un whatsapp, una película, un disco, una ficción televisiva, una obra teatral, un cartel). La parodia es el mismo texto con una intención diferente, la risa surge de esa confrontación entre ambos, el parodiado y el parodiante. La percepción y competencia por parte del espectador de esas relaciones contribuye a la construcción del significado de esta obra que impide que se convierta en una ensalada.

La otra pata es la sátira: un discurso picante y mordaz para ridiculizar a personas o cosas. La obra fustiga algunos vicios o costumbres de nuestra sociedad, sin juzgar directamente como negativo aquello que critica. Hay reproches para un modelo de crianza de los hijos que hizo de las suyas con algunas generaciones.

Y la tercera, el buen trabajo de los actores: Francisco González Gil, Andrés Passeri, Vicky Condomi, la maleable Tatiana Martínez, y la multifacética Luana Pascual, que también cumple cantando. Y claramente los estandartes de la obra, los dos
julianes juglares: el ágil Bass (también encargado del diseño de vestuario y coreografías), con dotes de buen imitador, exhibe un potencial como actor que aquí luce sin necesidad de encasillarse en el teatro de temática gay. Y el talentoso Sierra (alma mater como guionista, actor y director general) es un cóctel explosivo de inteligente desparpajo y carisma.  

El espacio escenográfico es tan relevante como el espacio dramático, por el interés y atención que requiere la gran pantalla fija en el centro de la caja escénica, por donde los personajes entran y salen, literalmente. Tal vez el show se extienda demasiado, y por momentos se percibe un poco caótico e improvisado, con la onda de una banda de amigos con chistes internos y tropiezos verbales o corporales, con un clima de exaltación bulliciosa que pareciera ganarle a la performance artística. Pero no, eso no la desmerece, sino que también constituye parte de la identidad de la obra, el público entiende y celebra los códigos. Sobre todo porque, según notamos, varios asistían por segunda o tercera vez, como si fuesen miembros de un fan club. Es comprensible porque en cada función siempre hay algo nuevo y distinto. Todas las semanas se suman artistas invitados a este colectivo creativo que sabe sostenerse contagiando delirio, energía, y reflexión para reírse de cosas simples, con todos los ingredientes: audiovisual, canción, baile y un humor bizarro de calidad. Bien vale la risa (para alejar cualquier pena) probar este flan brutal, y despedirlos el próximo sábado a la medianoche en La Casona.

 

Gustavo Chapur
TW: @gustavochapur

 
 
 
  Información  
 
 
 
TEATRO
Casona de Teatro
DIRECCIÓN
Av. Corrientes 1975
TELEFONOS
4953-5595
WEB
 
FUNCIONES
Sabado 24:30 hs.
LOCALIDADES
General $60
 
  Ficha Técnica  
 
 
 

Guión: Marina García, Julián Sierra
Actúan: Julián Bass, Vicky Condomi, Francisco González Gil, Tatiana Martinez, Luana Pascual, Andrés Passeri, Julian Sierra

Diseño de vestuario: Julián Bass
Diseño de luces: Laura Melchior
Diseño sonoro: Matías García
Realización de vestuario: Silvana Morini
Audiovisuales: Pato Montalbetti
Stage Manager: Juan Gabriel Yacar
Fotografía: Constanza Scotto
Arte: Claudio Oscar García
Asistente de producción: Victoria Wilson
Asistencia de dirección: Juan Gabriel Yacar
Producción general: Matías García
Coordinación de producción: Analía Budna
Coreografía: Julián Bass, Vicky Condomi, Celeste Martínez
Dirección general: Julian Sierra

Temporada: 08/10/2013 al 30/11/2013
 
    Enviar nota por E-mail  
Share    
< Volver a Cartelera
...........................................................................................................................................................
 
¡Enviá tu comentario!
Tenés que ser un usuario registrado para enviar tu comentario. ¡Registrate gratis!
 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algíºn comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Enviar un comentario implica la Aceptación del Reglamento.

 
 
 
 
........................................................................
  + Leidas  
 
  + Recientes  
 
  + Comentadas  
........................................................................
........................................................................
Quiero suscribirme al Newsletter!
........................................................................
 
Portada | Cartelera | Musicales | Noticias | Notas | Beneficios | Castings | Cursos | Publicidad | Nosotros | Foros | Usuarios
Nos acompañan:
 
Copyright © 2006-2011 - GEOteatral S.R.L - Todos los derechos reservados - Desarrollado por Pablo D. Berniker - Design by Mueka Studio